Aaaa 02

Marco Normativo para la Regulación del Consumo Problemático de Bebidas Alcohólicas – Ley Nro. 19.855

Ponemos en su conocimiento que el pasado 08 de enero de 2020 se publicó en el Diario Oficial la Ley Nro. 19.855 promulgada por el Poder Ejecutivo con fecha 23 de diciembre de 2019 (la “Ley”), mediante la que se regulan las actividades tendientes a distribuir, comercializar, vender, ofrecer o suministrar (a título gratuito), promocionar, patrocinar o publicitar bebidas alcohólicas, con la finalidad de gestionar los riesgos y prevenir los daños que provoca el consumo de este tipo de bebidas.

La Ley establece un plazo de noventa (90) días para que el Poder Ejecutivo la reglamente. 

Además, se trata de una Ley es de orden público y sus disposiciones son de interés general, según lo dispuesto en su artículo 1. 

Las acciones del Estado  en el marco de los objetivos de la Ley, se basarán en: (i) la prevención del consumo problemático de alcohol, (ii) el retraso de la edad de inicio en el consumo, (iii) el diseño y ejecución de  políticas públicas que vinculen su impacto a razones de género y edad, (iv) promover programas en distintos ámbitos, tanto educativo, comunitarios, como familiares; (v) informar a la población sobre los efectos negativos del consumo de alcohol, entre otros.

En tanto es una Ley con un contenido muy amplio, detallaremos a continuación las principales disposiciones de la misma. En su artículo 3, la Ley dispone una serie de definiciones que recomendamos analizar detenidamente; en particular, define al consumo problemático de bebidas alcohólicas como: “[…] consumo que por su cantidad, por su frecuencia o por la propia situación física, psíquica o social de la persona, produce consecuencias negativas para la misma así como su entorno”.

(a) Autoridad competente. 

El artículo 4 de la Ley establece la competencia del Poder Ejecutivo, a través de la Junta Nacional de Drogas (la “JND”), para la definición, diseño, coordinación y evaluación de las políticas públicas, las que se ejecutarán mediante los organismos competentes. Esto sin perjuicio de otras potestades que las normas vigentes les asignen a otros organismos, como, por ejemplo, las potestades del Ministerio de Salud Pública (el “MSP”), el cual será asimismo el organismo responsable por las disposiciones de la Ley ante el Poder Legislativo. 

La Ley crea en la órbita del MSP el Registro obligatorio de Vendedores de Bebidas Alcohólicas, Alcoholes Destinados para el Consumo Humano y Actividades Conexas, expidiéndose la correspondiente habilitación por parte del MSP. En virtud de ello, el artículo 7 autoriza a toda persona física o jurídica a distribuir, comercializar, vender, ofrecer o suministrar bebidas alcohólicas (a mayores de dieciocho años), siempre y cuando se encuentren debidamente inscriptos en el Registro antes mencionado y cumplan con la normativa vigente. En el caso de menores de dieciocho años, será de aplicación lo dispuesto por el artículo 1871 del Código de la Niñez y la Adolescencia (el “CNA”).

La habilitación a otorgarse por el MSP (“permiso”), tendrá carácter personal, precario, indivisible, inalienable, intrasmisible y revocable por razones fundadas. 

El reglamento de la Ley delimitará lo relativo a los requisitos y condiciones para proceder al Registro.

El artículo 11 de la Ley prohíbe cualquier forma de venta, ofrecimiento, suministro, publicidad o promoción de bebidas alcohólicas en los centros educativos de todo el territorio nacional. La Ley no define en su artículo 3 que se entiende por “centros educativos”.

(b) Prevención. 

Compete a la JND la articulación de las acciones de promoción de la salud y prevención del consumo denominado “problemático” de bebidas alcohólicas. Tendrá como fin aplicar medidas que unifiquen las conductas de actores públicos y privados, y trabajará conjuntamente con el Ministerio de Educación y Cultura para impartir contenidos de prevención en los centros educativos.

Tal como establece el artículo 14 de la Ley “[…] en todo establecimiento habilitado para la venta, ofrecimiento o suministro de bebidas alcohólicas, se deberá disponer cartelería, anuncio o similar, que, con letras visibles y acceso visual, establezca la siguiente leyenda: Local habilitado para la venta de bebidas alcohólicas. Prohibida la venta a menores de dieciocho años de edad” (el subrayado y el resaltado nos pertenece).

Por su parte, aquellos establecimientos que no estén habilitados para el consumo de bebidas alcohólicas y, por tanto, les está prohibida la venta de estas entre las 24.00 y 06.00 horas de la mañana (en razón de lo dispuesto por el artículo 75 de la Ley Nro. 17.243), deberán, también, disponer de cartelería, anuncio o similar con las mismas características ya establecidas, que agregue la siguiente leyenda: “Prohíbese la venta de bebidas alcohólicas entre las 24:00 horas y las 06:00 horas”. 

Sumado a ello, quedarán prohibidos los concursos, torneos o espectáculos públicos, con o sin fines de lucro, que promuevan la ingesta de bebidas alcohólicas, excepto aquellas que tengan una modalidad de cata o degustación (artículo 15). 

Será obligación, según el artículo 17 de la Ley, que todo establecimiento habilitado para la venta, ofrecimiento o suministro de bebidas alcohólicas, que presente una superficie igual o superior a cien (100) metros cuadrados, establezca un sector específico separado de las bebidas que no contienen alcohol, para disponer las bebidas alcohólicas, teniendo presente la reglamentación que oportunamente proveerá sobre las condiciones de exhibición y ofrecimiento. 

Todo espectáculo público que venda, ofrezca o suministre bebidas alcohólicas, deberá garantizar un acceso, en lugar visible e higiénico, a dispensadores gratuitos de agua potable (la cantidad de agua debe ser correlativa a la cantidad de personas asistentes al evento), y tendrá la obligación de disponer la venta de agua potable envasada. 

(c) Publicidad, Promoción y Patrocinio.

Quedará prohibida toda publicidad que represente a personas menores o imágenes que, por sus características fisionómicas, lo parezcan, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 184 del CNA. 

Sumado a ello, se prohibirá la publicidad o promoción de las bebidas alcohólicas que presenten las siguientes características: (i) transmisión de virtudes o ventajas para la salud pública o individual, o que por vía indirecta generen representaciones equívocas; (ii) asociación de las bebidas alcohólicas con una mejora en el rendimiento físico, intelectual o laboral; o atribución de propiedades terapéuticas; o que fomenten actitudes discriminatorias; (iii) exhibición de significados y/o comportamientos que expresen que el éxito social, profesional o sexual se alcanza por el consumo de estas bebidas, o situaciones de poder que sean generadas o potenciadas por el consumo de las mismas; (iv) asociación de las bebidas a la conducción de vehículos (sin perjuicio de las campañas de sensibilización); figuras públicas o personalidades reconocidas, las cuales asocien su éxito al consumo de estas bebidas; (v) promoción de un consumo irresponsable y ofrecimiento de una imagen negativa de la abstinencia o sobriedad; y (vi) realización de empaquetado de promoción, conjuntamente con otro producto. 

Será obligación establecer en los mensajes publicitarios o promocionales el siguiente mensaje preventivo: “Prohibida la venta a menores de dieciocho años de edad”

Los mensajes preventivos deberán realizarse de forma clara, con letra legible a simple vista y en lugares visibles. En caso que sea una publicidad sonora o audiovisual, deberá presentarse con suficiente tiempo para su adecuada observación o audición

Los artículos 23 y 24 de la Ley prohíben publicitar bebidas alcohólicas en la tanda publicitaria previa y posterior, durante la emisión de programas dirigidos a menores de dieciocho (18) años de edad, o mediante la distribución por correo, telefonía o tecnologías de la información y la comunicación. 

Queda prohibido, de acuerdo al artículo 27 de la Ley, el patrocinio de actividades deportivas, educativas, culturales y de ocio, específicamente dirigidas a menores de dieciocho años, si las mismas contienen marcas, símbolos o imágenes de bebidas alcohólicas. Para las actividades no dirigidas específicamente a menores de dieciocho años, la publicidad deberá contener mensajes preventivos, que deberán comprender el 15% (quince por ciento) del espacio publicitario, sea de la forma que sea.

(d) Etiquetado. 

Todos los envases de las bebidas alcohólicas y bebidas de bajo contenido de alcohol deberán llevar impreso en su etiqueta principal, la constancia de la naturaleza o tipo de producto, graduación, identificación del fabricante o importador y los mensajes preventivos. 

(e) Fiscalización, Infracciones y Sanciones. 

La Ley crea la Mesa Coordinadora de Fiscalización del Mercado de Bebidas Alcohólicas, la cual estará presidida por la JND, y tendrá por finalidad desarrollar un plan para la fiscalización sobre el cumplimiento de esta normativa y coordinar la acción de los distintos cuerpos para potenciar la capacidad de control, entre otros. 

El MSP, por su parte, será el competente para aplicar las sanciones correspondientes, según la gravedad, reiteración o reincidencia de la infracción cometida, pudiendo acumularse las mismas. 

El artículo 34 de la Ley establece como sanciones, las siguientes: (i) observación; (ii) apercibimiento; (iii) multa desde mil (1.000) a cien mil (100.000) Unidades Indexadas; (iv) suspensión temporal de los permisos otorgados; (v) suspensión definitiva de los permisos otorgados; (vi) clausura temporal del establecimiento; (vii) clausura definitiva del establecimiento; (viii) cese de publicidad; y (ix) realización de contra publicidad con al misma frecuencia que la publicidad infractora, a costo de infractor. Algunas de estas sanciones podrán ser acumulables.

Quedamos a disposición para cualquier ampliación o consulta que estimen necesaria.

 Fernández Secco & Asociados