FS IformeOpiniónleyresiduosl WEB

¿Afectará la nueva Ley para la Gestión Integral de Residuos al sistema de destrucción de productos falsificados dispuesto en la Ley de Marcas Uruguaya?

La Ley Nro. 19.829 (“Ley de Residuos”), aprobada en setiembre de 2019, ha dispuesto en su artículo 66, lo siguiente: “(Mercadería a destrucción).- Cuando mercaderías u objetos ingresados bajo cualquier régimen al territorio nacional, cualquiera sea su régimen, sean destinados a destrucción o deban ser destruidos por abandono, en mérito a una decisión aduanera o de barrera sanitaria, se les considerará residuos a los efectos de esta ley y se entenderá cumplida la destrucción mediante los procesos de valorización, tratamiento o disposición final que autorice la Dirección Nacional de Medio Ambiente. Lo dispuesto en el inciso anterior será igualmente de aplicación cuando corresponda la gestión de residuos o la destrucción de mercaderías u objetos provenientes de áreas con vigilancia o tratamiento aduanero especial, como las zonas francas, tiendas libres o exclaves aduaneros” (el subrayado nos pertenece).

Lamentablemente, el artículo especifica que el tratamiento como residuo solo será aplicable cuando se trate de “decisión aduanera” o “barrera sanitaria”, y en el caso de las ordenes de destrucción de productos en infracción a la Ley de Marcas, de patentes o de derechos de autor, dichas resoluciones judiciales no se fundan en dichas causales, por lo que no sería de aplicación este artículo para el caso que se decrete la destrucción de los residuos por falsificación.

Sin perjuicio, en la medida en que dicha mercadería está destinada a la destrucción, la misma puede considerarse un residuo por lo que será de aplicación el procedimiento de valorización dispuesto en el artículo 11 de la Ley de Residuos, lo que supone que se deberá cumplir con una serie de pasos previos, antes de proceder a la “destrucción” efectiva.

Así, el inciso 1 del artículo 11 de la Ley de Residuos dispone una escala jerárquica para la gestión de los residuos, donde se encuentra en último lugar la efectiva “destrucción”: “[…] 1) Se debe priorizar la minimización de la generación en origen frente a cualquier alternativa, a través de la búsqueda de la eficacia y la eficiencia de los procesos productivos, la aplicación de mejores tecnologías disponibles, las mejores prácticas ambientales y los criterios de producción y consumo sustentables. 2) En forma subsidiaria, se debe promover la reutilización y la valorización del residuo a través del reciclado. 3) Se establece en tercer lugar de la escala jerárquica la valorización energética y otras formas de valorización de residuos, impulsando la mejora continua y estimulando el incremento de los índices correspondientes. 4) La alternativa de disposición final se considerará como opción de última instancia, contemplando la prevención, mitigación o compensación de los impactos ambientales negativos que de ella pudieran derivarse […]” (el subrayado y el resaltado nos pertenece).

En este sentido se han pronunciado algunos de los redactores de la Ley de Residuos.

Esta disposición plantea el desafío de su armonización con la normativa específica propia de cada caso, como por ejemplo lo dispuesto en el artículo 84 de la Ley Nro. 17.011 (“Ley de Marcas”) que dispone que quienes falsifiquen, adulteren o imiten productos protegidos por marcas inscriptas ante la Dirección Nacional de Propiedad Industrial, serán sancionados penalmente y los productos en infracción serán: “[…] destruidos o inutilizados. Las mercaderías en infracción que hayan sido incautadas serán decomisadas y destruidas, salvo que por su naturaleza puedan ser adjudicadas a instituciones de beneficencia pública o privada […]”.

De todas formas, será necesario aguardar a la reglamentación de la norma, a los efectos de constatar como la misma se acompasa con el artículo 84 de la Ley de Marcas mencionado ut supra.

 

Sin perjuicio de todo lo anterior, para el caso de destrucción de este tipo de productos recomendamos emplear empresas especializadas, que cumplen con los protocolos de la Dirección Nacional de Medio Ambiente, en todos los casos.